Historias del abuelo Basilio

Vendedor elegante y empresario fino.
Una vez el abuelo Basilio me contó lo importante que es conocer el producto para un vendedor.
Mira Josemi, una de las cosas más importantes cuando vayas a vender es saber lo que llevas entre manos.
Un día decidí visitar una empresa muy importante que veía a la entrada de Vitoria.
Me había enterado de que fabricaban pilas. Yo pensé que podría venderles algo de embalaje.
Buenos días le dije a la señora que me abrió la puerta.
-Buenos días, en que puedo atenderle?
-Me gustaría ver al encargado de compras del tema de embalaje.
-No se quien puede llevar ese tema espere un momento por favor.
Llamó por teléfono al rato apareció un señor con un buzo.
Como ya te explicado mil veces Josemi, lo primero y fundamental es el buen rollo.
-Buenos días señor?
-Paco me puedes llamar.
-Que tal Paco. Me parece impresionante la empresa que tenéis, me imagino que haréis pilas para todo el mundo.
-Pues sí, hacemos para un montón de sitios. Francia Alemania, Polonia etc.
Mostré verdadero interés y fruto de esto, estuvimos hablando un buen rato sobre sus ventas, fabricaciones, productos y su situación en el mundo. Yo le expliqué que llevaba una empresa dedicada al embalaje.
Yo no llevo este tema me dijo Paco. Soy encargado de mantenimiento. Pero ya que estas aquí me gustaría hacerte una pregunta sobre un envoltorio de protección que tendríamos que ponerle a una pila grande que hemos hecho nueva.
Bajamos a la fábrica y me mostró una pila enorme. Medimos el ancho, largo y alto y apuntó Paco que además fuese opaco a la luz.
Gracias a mi preparación en fábrica, sabía que el ancho máximo que podíamos fabricar era 2,10m y lo que le hacia falta a Paco era un material de dos metros de ancho y de color negro para evitar el contacto con la luz.
Una vez que se lo comenté, me mandó hacerle un presupuesto, el cual entregué personalmente, coincidiendo así con el jefe de compras y con Paco.
Les propuse hacer una bobina de 2 metros de ancho de color negro que cortaban según sus necesidades ya que había más productos que tenían que proteger de la luz.
Esto se tradujo en un nuevo cliente con unas grandes cifras de ventas.
Date cuenta Josemi que si yo no hubiese sabido el ancho máximo de la máquina y la posibilidad que tenia de hacer colores nunca hubiese conseguido ese contacto.

Conclusión:
Cuanto más sabes de tu producto, más posibilidades tienes de venta.

Venancio Argiñano.